IMPUESTO GLOBAL “G7”


IMPUESTO GLOBAL “G7”

Por Arturo Alexander García Acosta, Abogado.

Con la llegada de la digitalización en la economía se ha vuelto más difícil para las autoridades locales la recaudación de impuestos, ya que los modelos fiscales tradicionales están basados en la presencia física. Ello ha tenido como resultado que los activos intangibles estén fuera de su alcance, pues los modelos de negocios digitales pueden llevar a cabo sus actividades a distancia, sin requerir presencia física en un país específico.
Por ello mismo, en junio 4 y 5, los países que conforman el G7 – Grupo que Representa a los siete principales poderes económicos avanzados – se reunieron en Londres, representados por sus ministros de finanzas y representantes de los bancos centrales; en esa reunión discutieron sobre el establecimiento de un nuevo impuesto global.
Uno de los puntos tratados en dicha reunión, refiere a una reforma fiscal global para hacer frente a la economía digital y sus multinacionales. Esto con la finalidad de recaudar impuestos en los países en donde tienen presencia económica (nexo); es decir, que se pague el impuesto en donde obtienen sus ingresos y no sólo en donde tienen su sede. La finalidad de dicho modelo es limitar a los gigantes tecnológicos, entre los que se encuentran empresas como Google, Amazon o Facebook, debido a las estructuras utilizadas por dichas empresas para registrar sus ganancias en jurisdicciones donde no pagan impuestos, o lo hacen a una tasa muy reducida, los llamados “paraísos fiscales”.

Lo anterior tiene como fundamento los dos pilares publicados por la OCDE, el primero de ellos tiene como fin alocar porcentajes de los beneficios obtenidos por las empresas, con base en el lugar en el que tengan un nexo (sin necesidad de presencia física). Mientras que, el segundo pilar, consiste en la imposición de un impuesto mínimo global de 15% para dichas empresas multinacionales.

Ahora bien, con ello no se obliga a los países a imponer una tasa genérica menor al 15%, o a que suban su tasa, el efecto será que un país tenga derecho a recaudar el porcentaje adicional causado por las multinacionales, si éstas tributan a una tasa menor en un paraíso fiscal.
Cabe señalar que, aplicando este impuesto, se eliminarían los impuestos que en la actualidad aplican algunas naciones localmente, por la prestación de servicios digitales.

¿QUÉ SIGUE?
En la reunión en París, del 1 de julio, junto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los países del G7 deberán establecer las bases sobre la aplicación de estas medidas. Dicho acuerdo se presentará a los ministros de finanzas y representantes de bancos centrales del G20, para su aprobación en la reunión de Venecia.
Finalmente, es importante mencionar que no se ha resuelto sobre las divisas con las que se recaudara dicho impuesto, ya sea el tipo de cambio exacto, la base imponible, los umbrales de imposición o cómo garantizar su aplicación efectiva.

 

No hay comentarios

Deja un comentario