DETERMINACIÓN PRESUNTIVA DEL VALOR DE ACTOS O ACTIVIDADES POR LA INDEBIDA DUPLICIDAD DEL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO.


DETERMINACIÓN PRESUNTIVA DEL VALOR DE ACTOS O ACTIVIDADES POR LA INDEBIDA DUPLICIDAD DEL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO.

Por Agustín G. Campos Priego, Asociado litigio.

 

Actualmente, cuando la autoridad lleva a cabo sus facultades de comprobación con los contribuyentes y éstos no tienen registrados en su contabilidad algunos depósitos bancarios, la autoridad los presume como ingresos omitidos no declarados, determinando que la totalidad del depósito reflejado en el estado de cuenta bancario es la base o valor gravable, basándose en el artículo 59, fracción III del Código Fiscal de la Federación.

Sin embargo, al determinar sobre esa base, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) o el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), la autoridad está considerando una base equivocada, contraria a los artículos 1° de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y de la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, ya que pierde de vista que toda contraprestación cobrada por alguna de las actividades gravadas por la LIVA, incluye el impuesto trasladado, por lo que el depósito incluye contraprestación más el impuesto, y además, también incluye el IEPS porque forma parte de la base para el IVA, como se desprende del artículo 12 de la LIVA.

De esta manera resulta equivocado que, la autoridad fiscal cuando realice determinaciones presuntivas de valor de actos y actividades para determinar el IVA o IEPS, considere una base mucho mayor a la capacidad contributiva y a las disposiciones legales aplicables.

Actuación de la autoridad, en parte comprensible porque las disposiciones que establecen la determinación presuntiva no establecen de manera clara el procedimiento para determinar el valor gravable, pero por lógica jurídica tendrían que seguir la mecánica normal de causación y traslado que se regula en las propias disposiciones de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, sin embargo, aun así no existiría certeza de la legalidad del procedimiento que pudiera desarrollar la autoridad fiscal para determinar el valor gravable del depósito.

Es por ello que, a fin de generar seguridad jurídica en la determinación presuntiva de valor de actos y actividades, y que se haga un determinación apegada a la capacidad contributiva del contribuyente así como a la mecánica de causación y traslado del Impuesto al Valor Agregado, debe modificarse el artículo 39 de la LIVA y artículo 22 de la LIEPS, para establecer que previo a la determinación presuntiva de la tasa aplicable, el impuesto se determinará, para el caso de IVA, dividiendo el monto de cada depósito establecido en el estado de cuenta, entre 1.16 respectivamente y para el caso de IEPS, entre 1.53 o la tasa que presuma aplicable, señalándose en ambos artículos, que para determinar correctamente la base del impuesto, la autoridad deberá acudir a la regulación especial según el tipo de actividad que se presuma realizada para determinar la base gravable.

Para comprender mejor la problemática que esto genera, a continuación se proporciona un ejemplo: suponiendo que el depósito en cuestión fuera de $100.00, la autoridad ilegalmente estaría considerando como base del IVA el monto total de dicho depósito, aplicando sobre esa cantidad la tasa del 16%, determinado un impuesto de $16.00, cuando lo correcto debería ser que si el depósito es de $100.00, se presuma que dicho depósito incluye el impuesto trasladado al cliente al que se le prestó el servicio, por lo que la base que debe considerarse como valor de actos, en términos del 39 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, es la cantidad de $86.21 debiéndose aplicar sobre esa cantidad la tasa del 16%, determinando un impuesto de $13.20.

Es por ello que, se necesita un cambio urgente en la legislación, a fin de generar seguridad jurídica en la determinación presuntiva de valor de actos y actividades y que la que se realice, sea apegada a la capacidad contributiva del contribuyente, así como a la mecánica de causación y traslado del Impuesto al Valor Agregado.

Lo anterior, porque sólo de esta manera se otorgaría certeza a la autoridad sobre cómo debe actuar para determinar correctamente el valor gravable en un depósito bancario que presume como acto o actividad que debe ser gravado, así como dar certeza al contribuyente del procedimiento claro y transparente que debe realizar la autoridad fiscal para determinar el Impuesto al Valor Agregado en determinaciones presuntivas.

No hay comentarios

Deja un comentario