RÉGIMEN SIMPLIFICADO DE CONFIANZA PARA PERSONAS FÍSICAS. ¿SOLUCIONARÁ LO QUE EL RIF NO PUDO?


RÉGIMEN SIMPLIFICADO DE CONFIANZA PARA PERSONAS FÍSICAS. ¿SOLUCIONARÁ LO QUE EL RIF NO PUDO?

Por José Julián Villegas Sol

 

El pasado 8 de septiembre de 2021, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público entregó al H. Congreso de la Unión el Paquete Económico para 2022, donde se incluyó la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación, Iniciativa de Presupuestos de Egresos de la Federación, así como Iniciativa de Reformas Fiscales para el ejercicio fiscal 2022.

Y es que tal iniciativa de Reforma Fiscal va a tener un impacto normativo como pocas veces se había visto en la historia de nuestro país, pues se propone reformar alrededor de 200 artículos, de los ordenamientos conformados por la Ley del Impuesto Sobre la Renta, Ley del Impuesto al Valor Agregado, Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, Código Fiscal de la Federación, entre otros; de ahí, su importancia y trascendencia para la normatividad fiscal.

Así las cosas, dentro del basto contenido de dicha Iniciativa de Reforma, se propone incluir un nuevo esquema fiscal denominado “Régimen Simplificado de Confianza” para contribuyentes personas físicas que obtengan ingresos anuales menores a $3’500,000.00, otorgándoles grandes beneficios y facilidades para el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Dicho esquema tiene como finalidad sustituir al antiguo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) previsto dentro del Capítulo de las Personas Físicas con Actividades Empresariales y Servicios Profesionales, el cual, si bien contemplaba una serie de beneficios fiscales que fomentaban la incorporación al Sistema Tributario de los contribuyentes que se encuentran en la informalidad, en la práctica no resultó ser tan atractivo y fácil de cumplir, para los contribuyentes a los que iba dirigido.

Lo anterior es así, pues si bien en el RIF se establecía una reducción de los impuestos causados que comenzaba el primer año siendo del 100%, disminuyendo de forma anual hasta llegar al 0%, dentro de un plazo de 10 años, se seguían imponiendo obligaciones complejas a los contribuyentes como el hecho de expedir comprobantes fiscales por su cuenta, así como tener que llevar contabilidad en los términos legales previstos, lo cual desincentivaba a los contribuyentes en incorporarse a este esquema tributario.

En atención a lo anterior, es que el Ejecutivo propone este nuevo esquema llamado “Régimen Simplificado de Confianza”, el cual será más ágil y sencillo para los contribuyentes, teniendo como consecuencia, que el pago del Impuesto Sobre la Renta sea más fácil, y así, se fomente la incorporación al Sistema Tributario de contribuyentes que actualmente se encuentran en la informalidad.

¿Pero, en qué consiste este nuevo régimen? En primer lugar, se amplía el margen de contribuyentes que podrán incorporarse a este nuevo Régimen de

Confianza, pues ahora, podrán integrarse contribuyentes que obtengan hasta $3’500,000.00 de ingresos facturados, los cuales podrán gozar de los grandes beneficios que se establecen, superando con creces la limitante de $2’000,000.00 de ingresos que se preveía en el RIF.

Asimismo, se amplía la gama de contribuyentes personas físicas que podrán incorporarse a este nuevo esquema, pues ahora se contempla los regímenes de Actividades Empresariales y Servicios Profesionales, Arrendamientos y, Pesqueras y Silvícolas, dejando atrás la limitante que preveía el RIF al únicamente prever el régimen de Actividades Empresariales y Profesionales.

Además, mediante este régimen de confianza, se propone un nuevo esquema de determinación del Impuesto Sobre la Renta, mediante tasas progresivas aplicadas a los ingresos efectivamente cobrados, que van desde el 1.00% al 2.50%.

Asimismo, con este nuevo esquema, la determinación y el pago por parte de los contribuyente se volverá más sencillo y fácil, pues funcionará con base en un sistema de información precargada, con el cual, el contribuyente únicamente tendrá que expedir y solicitar facturas a través de la app “facturas móvil” o desde el portal del SAT, posteriormente, ingresar al portal del SAT y visualizar su información ya precargada, generar su línea de captura y realizar el pago de los impuestos causados, liberando así al contribuyente de la tediosa labor administrativa y contable.

En adición a lo anterior, los contribuyentes que decidan incorporarse a este esquema fiscal podrán gozar de una serie de grandes beneficios, dentro de los cuales se encuentran:

  • No presentar Contabilidad Electrónica
  • No presentar Declaraciones Informativas.
  • Tener un cumplimiento instantáneo de obligaciones fiscales.
  • Las facturas emitidas podrán participar en el sorteo del “buen contribuyente”, generando así mayores ventas, y ganando los consumidores
  • Para 2022, los pagos del impuesto se podrán hacer de forma mensual o anual. Para 2023 será obligatorio el pago mensual y su declaración anual donde se podrán los ajustes respectivos.

¿Cuál será el impacto fiscal con la incorporación de nuevo régimen? Según información propia del SAT, se estima que habrá un crecimiento a largo plazo en la recaudación derivado del pago de ISR de este grupo de contribuyentes, donde de los 22,272.1 (Cifras en millones de pesos) que se recaudaron en 2020, se estima que para el año de 2025 se tendrá una recaudación de hasta 25,447.2 (Cifras en millones de pesos), teniendo un impacto positivo en las finanzas del estado mexicano.

La realidad es que, este Régimen Simplificado de Confianza luce muy atractivo para los contribuyentes que obtengan ingresos menores a $3’500,000.00, pues realmente permitirá que: (i) los contribuyentes paguen menos impuestos, imponiendo una tasa máxima de 2.50% y, (ii) hace verdaderamente fácil el cumplimiento de sus obligaciones, pues ahora el contribuyente únicamente necesitará acceder al portal o aplicación móvil del SAT, desde donde podrá cumplir con todas sus obligaciones y ya no tendrá que llevar contabilidad en el sentido tradicional.

En conclusión, con este nuevo Régimen Simplificado de Confianza se logrará que más contribuyentes personas físicas dejen atrás la informalidad para incorporarse al Sistema Tributario Mexicano, así como se alcanzará una recaudación más ágil y eficaz, ganando con todo esto tanto las autoridades fiscales como los contribuyentes.

 

No hay comentarios

Deja un comentario