ELIMINACIÓN DE LAS CONDONACIONES A DEUDORES FISCALES.


ELIMINACIÓN DE LAS CONDONACIONES A DEUDORES FISCALES.

El día 20 de mayo de 2019, se publicó en el Diario Oficial de la Federación un Decreto, por medio del cual, se dejan sin efectos los Decretos y diversas disposiciones de carácter general emitidos en términos del artículo 39, fracción I, del Código Fiscal de la Federación, por virtud del cual, se otorga la facultad a los presidentes de condonar deudas fiscales.

Efectivamente, dicho artículo establece la facultad potestativa que tiene el presidente de la República para que, mediante resoluciones de carácter general, se puedan condonar o eximir (total o parcialmente) el pago de contribuciones junto con sus accesorios. Sin embargo, la actual administración, en cabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, considera que, en los últimos sexenios (2000-2012), dicha práctica se ha ido distorsionando hasta el punto de otorgarse condonaciones generalizadas, sin una visión de política pública, y que causan un efecto negativo en las finanzas públicas, además de desequilibrar la carga fiscal en detrimento de los contribuyentes que cumplen a tiempo sus obligaciones fiscales.

Señala también, que dicha práctica nociva se ha ido institucionalizando, pues, haciendo un recuento de lo llevado a cabo en materia de condonaciones en los sexenios pasados, esta situación inició el 31 de diciembre del 2000, cuando en aquél entonces, el presidente Vicente Fox Quesada propuso una serie de reformas al Código Fiscal de la Federación, de entre las cuales, destaca no sólo inclusión de una condonación generalizada, sino también, de una amnistía en el sentido de restringir las facultades de comprobación y condicionar las facultades del Fisco Federal para revisar y en su caso, determinar contribuciones o multas.

Por otro lado, durante la administración de Felipe Calderón, en 2006, se publicó la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2007, en la que, de igual manera, se incluyeron condonaciones generalizadas que oscilaban entre el 80 y el 100 por ciento; y lo mismo sucedió en 2012, durante gestión de Enrique Peña Nieto, cuando se aprobó la misma ley para el Ejercicio Fiscal de 2013, en la cual, se estableció un programa para condonar adeudos que oscilaba entre el 60 y el 100 por ciento.

Es por todo ello que, el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, ha tildado esta práctica de nociva y señalado que la misma ha ido en aumento, de manera que se ha pervertido el contenido del artículo 31, fracción IV, del Código Fiscal de la Federación, que dispone que todos los mexicanos estamos obligados a contribuir al gasto público proporcional y equitativamente.

Derivado de lo anterior, y con la finalidad de mantener los principios de justicia, ética e igualdad tributaria, y evitando crear excepciones ante la ley, es que con el Decreto en comento, se busca inhibir cualquier trato preferencial a deudores fiscales, priorizando la deuda pública y a la salud de las finanzas públicas, por lo que de ahora en adelante, YA NO SE OTORGARÁN PROGRAMAS GENERALIZADOS Y MASIVOS DE CONDONACIÓN; se dejan sin efectos los Decretos previos o disposiciones de carácter general emitidos por el presidente de la República, mediante los cuales, se hayan condonado impuestos a deudores fiscales, con excepción de los siguientes Decretos:

          a) Decreto que otorga facilidades para el pago de los impuestos sobre la renta y al valor agregado y condona parcialmente el primero de ellos, que causen las personas dedicadas a las artes plásticas, con obras de su producción, y que facilita el pago de los impuestos por la enajenación de obras artísticas y antigüedades propiedad de particulares, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 31 de octubre de 1994 y sus modificaciones publicadas en el mismo órgano de difusión el 28 de noviembre de 2006 y el 5 de noviembre de 2007, y 2015.

          b) Decreto por el que se otorgan beneficios fiscales en materia de vivienda, publicado en el Diario Oficial el 22 de enero de 2015.

Debe precisarse que dicha medida habrá de ser sujeta a diversas consideraciones de constitucionalidad, sobre todo, por aquellos contribuyentes que se encuentran en concurso mercantil y que ante su situación financiera de bancarrota recurren a los programas de condonación de contribuciones, pues resulta evidente que, la eliminación de la condonación sólo pondrá en una situación cada vez más complicada a quienes no tienen dinero para pagar sus adeudos al fisco.



No hay comentarios

Deja un comentario