Gol Tributario: Ante el Terrorismo Fiscal. ¿Podemos defendernos legalmente contra el inicio de una Auditoría?


Gol Tributario: Ante el Terrorismo Fiscal. ¿Podemos defendernos legalmente contra el inicio de una Auditoría?

Por Lic. Juan Antonio Aguilar Cervantes.

Hemos sido testigos durante la presente Pandemia, que en nuestro país – desgraciadamente – no se han implementado medidas fiscales a favor de los contribuyentes. Esto es, en otros países han apoyado en muy buena medida a los gobernados, con subsidios, prórrogas y disminuciones en el pago de contribuciones, e incluso, con ayuda financiera real.

En México, más allá de recibir apoyos, hemos visto una oleada de actos de autoridad tendientes a fiscalizar y recaudar en mayor medida, habida cuenta de la necesidad de recursos para sufragar el gasto público, derivado de la disminución de ingresos del gobierno federal.

Una de las armas más importantes con las que siempre ha contado el Estado para hacerse llegar de recursos extras, son las facultades de comprobación, mejor conocidas como auditorías. Hemos presenciado como despacho especializado en la materia, mucha actividad en los actos de fiscalización en los primeros meses de este año.

Y viene la pregunta obligada: ¿Puede – legalmente – hacer algo el contribuyente en contra de la notificación de una auditoría?

La respuesta, es un contundente: .

Y esta defensa se puede hacer valer a través de un juicio de amparo indirecto, combatiendo la constitucionalidad de la propia orden de visita o del requerimiento de información y documentación en una revisión de gabinete o de escritorio, en caso de que vulneren derechos humanos.

La sola interposición de la demanda de amparo, no suspende el acto de autoridad. Dicho en otras palabras, la demanda no impide que la autoridad continúe con la auditoría; más allá de que se suspende el plazo de duración de la misma, que como regla general es de 12 meses.

Ahora bien, lo que sí se puede lograr eventualmente con el otorgamiento del amparo por parte del Juez de Distrito, y siempre que sea confirmado en segunda y última instancia por un Tribunal Colegiado de Circuito, es impedir que la autoridad hacendaria determine un crédito fiscal a cargo del contribuyente. Esto es, a pesar de que el contribuyente se encuentre en falta e indefectiblemente la auditoría deba culminar con la determinación de un  impuesto omitido, más actualización (inflación), recargos y multas; en caso de que se obtenga el Amparo y Protección de la Justicia Federal, se evitará esta determinación y sanción a cargo del gobernado.

Efectivamente, son pocos los despachos que promovemos este tipo de estrategia, ya sea por falta de conocimiento de los medios extraordinarios de defensa en materia fiscal con los que cuentan los gobernados, o bien, porque prefieren que el cliente tenga encima una contingencia fiscal importante, y luego, se establezca un monto de honorarios superior, al que implicaría por atenderlo en el desarrollo de la revisión, o bien, con la interposición de una demanda de amparo indirecto.

En efecto, en caso de que proceda el Amparo Indirecto interpuesto en contra del inicio de una auditoría, impedirá que el SAT determine un impuesto omitido e incluso podrá evitarse un delito, en su caso. En consecuencia, la auditoría quedaría completamente concluida de manera favorable al contribuyente y jamás tendría que reflejar en estados financieros una contingencia financiera, que puede en determinados casos ser muy importante, y además el SAT quedará impedido de revisar a ese mismo contribuyente por los mismos impuestos y ejercicios, salvo que se trate de hechos diferentes.

No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.