¿Los accionistas son responsables de los adeudos fiscales de las personas morales?


¿Los accionistas son responsables de los adeudos fiscales de las personas morales?

Resulta constante la preocupación de los empresarios, desde el momento en que la autoridad hacendaria decide iniciar alguna facultad de comprobación, llámese visita domiciliaria, revisión de gabinete, revisión de dictamen o revisión electrónica, que normalmente culmina con la determinación de un crédito fiscal (cuantificación líquida de un adeudo tributario), respecto la responsabilidad que ello conlleva.

Esto es, cuando una o dos personas físicas operan a través de una persona moral, en realidad ocurre una ficción jurídica, en la que este nuevo ente jurídico actúa de manera independiente y separada de los accionistas, con personalidad, patrimonio y responsabilidades propias, como regla general.

En este orden de ideas, cuando el fisco determina un crédito fiscal a una empresa, la responsabilidad es de la empresa y no de los accionistas. Siendo así, la empresa responde con todo su patrimonio, que evidentemente incluye cuentas bancarias, pero no responden los accionistas con su patrimonio personal.

Lo anterior, tiene 3 excepciones previstas en las fracciones III y X del artículo 26 del Código Fiscal de la Federación, y en estos casos no solamente el accionista, sino también el Gerente General, Director General y Administrador Único, responderán con su patrimonio, siempre que: I) La empresa no se encuentre inscrita en el Registro Federal de Contribuyentes, II) No lleve contabilidad, la oculte o la destruya, o bien III) Desaparezca de su domicilio fiscal sin dar aviso.

En este orden de ideas, resulta importante destacar que por regla general, las empresas responden con su patrimonio en caso de tener un adeudo en materia tributaria y Ésto no alcanza a los socios o accionistas, siempre que no actualicen alguno de los tres supuestos descritos en el párrafo precedente. Lo anterior se denomina “Velo Corporativo”, de ahí que siempre es mejor llevar una actividad empresarial o profesional a través de una persona moral, que tributar bajo el régimen de persona física con actividad empresarial y/o profesional.

Lo anterior es así, ya que en primer y más importante término, no está en juego el patrimonio personal (seguridad jurídica y patrimonial), y en segundo lugar, la tarifa máxima de una persona física tratándose de impuesto sobre la renta, alcanza el 35%, a diferencia de una persona moral que paga el 30% de tasa fija, aplicable al resultado fiscal.

Cabe señalar, que en 2013 existió una iniciativa de Ley que pretendía desaparecer el Velo Corporativo. Pero hoy en día se encuentra vigente, luego, aconsejo llevar a cabo las actividades empresariales y/o profesionales a través de una persona moral, que ahora incluso pueden ser uni-personales, como las Sociedades por Acciones Simplificadas, que serán objeto de análisis en la próxima columna.

-Lic. Juan Antonio Aguilar

No hay comentarios

Deja un comentario