MOMENTOS EN QUE SE PUEDEN DESVIRTUAR LA PRESUNCIÓN DE INEXISTENCIA DE DETERMINADAS OPERACIONES EN SEDE ADMINISTRATIVA


MOMENTOS EN QUE SE PUEDEN DESVIRTUAR LA PRESUNCIÓN DE INEXISTENCIA DE DETERMINADAS OPERACIONES EN SEDE ADMINISTRATIVA

Los contribuyentes podrán en dos momentos distintos – antes de acudir a la defensa litigiosa – acreditar la existencia y materialización de operaciones amparados con CFDIs emitidas por alguna supuesta Empresa que Factura Operaciones Simuladas (EFOS).

En la primera oportunidad, los contribuyentes que hayan dado cualquier efecto fiscal a los CFDIs emitidos por una empresa que se encuentre en el listado definitivo de EFOS emitido por el SAT, cuentan con un plazo de 30 días posteriores a que se publique el listado definitivo que incluya a la emisora de la factura, para acreditar la materialidad de la operación que ampara dicho CFDI, esto es, para acreditar que se prestaron los servicios o bien se recibieron los bienes

No obstante lo anterior, si no se presentan las pruebas idóneas o no se atiende al plazo de 30 días para desvirtuar la presunción de inexistencia de dichas operaciones, no significa que el contribuyente tenga en su contra un crédito fiscal o tenga algún adeudo con el SAT. Lo anterior es así, ya que resulta necesario que la autoridad fiscal ejerza sus facultades de comprobación – con total apego a las disposiciones aplicable – para que pudiera imponer, ahora sí, un crédito fiscal al contribuyente.

Y será precisamente en el desarrollo del ejercicio de las facultades de comprobación, que el contribuyente tendrá una segunda oportunidad para acreditar la existencia de las operaciones celebradas, ya que la autoridad revisora concede un plazo de 15 días para que contribuyente aporte pruebas tendientes a desvirtuar las irregularidades que les fueron señaladas.

Respecto a lo anterior, la Sala Regional Sur del Estado de México, consideró que cada una de las pruebas que se aporten en cualquiera de los procedimientos realizados por la autoridad fiscalizadora deberán ser valoradas. Es decir, debe permitirse al contribuyente la oportunidad de ofrecer los medios probatorios para acreditar dicha circunstancia, y no referir que al haberlos aportado con posterioridad a los 30 días (de acuerdo con el procedimiento del 69-B CFF) se extinguió su derecho a aportar pruebas en el plazo de 15 días (durante el ejercicio de las facultades de comprobación. Es decir, son procedimientos diferentes que la autoridad no puede vincular en perjuicio del contribuyente.

No hay comentarios

Deja un comentario